En todas las máquinas se instala una hoja de incidencias, donde los clientes anotan sus reclamaciones y posteriormente el reponedor o el técnico les abona el importe correspondiente.